2019, Marzo

Entre aquí y allí

Archivo MDS

Lo más difícil de vivir fuera es estar dividido entre dos países.

De un lado, el país que se quedó dónde está la familia.

De otro, el lugar que has elegido para vivir.

Son muchos los sentimientos que nos invaden no solo una noche cuando estamos lejos.

Y eso es algo que se aprende a lidiar con el paso del tiempo.

Pero cuando volvemos al país de origen, todo se torna muy vacío.

Piensas en cómo era tu vida en otro lugar y cómo es tu vida ahora.

Es difícil decir que el único lugar donde todo parece estar en su lugar es cuando estamos aquí.

Cuando de repente piensas que no tienes nada a que volver porque tienes todo lo que necesitas cerca de tu familia.

Pero no es siempre así.

Quien ha vivido fuera durante mucho tiempo echa de menos muchas cosas.

Y sabe que no se puede tener las dos cosas a la vez.

No está mal pasar un tiempo más largo junto a los tuyos hasta que se supra esta falta que te han hecho cuando necesitabas, cuando estabas fuera.

Hasta que plantees quizás, cambiar el rumbo en el próximo viaje.

Cuando veas cosas nuevas estando en otro lugar.

Estando aquí, puedo ser yo.

Estando allá, puedo ser más yo y eso es lo que más hace sentido.

Entretanto aquí, me estoy encontrando nuevamente.

Y no sé lo que seré allá donde elija.