2018, Noviembre

Mi piel

www.pixabay.com

Nadie sabe mejor que uno mismo lo que lleva dentro.

Las angustias, las resistencias, las derrotas.

No siempre volver al lugar de donde salimos supone el fin si bien es difícil pensar que son siempre nuevos comienzos.

No es agradable estar siempre empezando algo que no tiene dirección ni tiempo programado.

Dentro de las posibilidades, es posible que siempre surjan nuevas oportunidades.

Alguna que otra vez, podrás elegir hacer lo mismo o hacerlo diferente.

Hacer lo que te hace sentir una persona distinta te hace ver y vivir de otra manera.

En esta vida que no me basta, necesito más.

Si aquí es demasiado pequeño, allá puede que ya no sea.

Las desistencias no siempre tienen razones.

No sé si seré capaz de decir un hasta pronto por un tiempo más largo.

Ni tampoco sé si algún día volveré con nuevos planes al lugar que yo aún considero que es donde debo permanecer.

Un mundo que se queda latente en mi memoria.

Otro que se queda en letargo mientras estoy por aquí.

La gracia de los días ha dejado de existir pero puede que esté ganando algo mucho mayor que ya no me daba cuenta hacía algún tiempo.

Entonces se queda la duda de lo que es más importante.

Quizás ya tenga una respuesta.

Entradas relacionadas