Por detrás de los cristales

Veo árboles, coches.

El paisaje es distinto de lo que me he acostumbrado a ver.

Lo que veo por aquí no me agrada.

Veo mis días pasar por alguna razón.

Veo que no hay prisa como había anteriormente.

Los cristales están cerrados casi siempre.

En cuanto entro, se abren y se alumbran de luz natural.

No siempre hace calor en aquel lugar.

Hubo días que hizo frío.

Aún hace frío.

Se escuchan dos voces.

Una es la mía.

No siempre salgo de la manera que he entrado.

Hoy debe ser uno de los días que he salido peor cuando debería ser lo contrario.

Son días que no volveré a tener porque debe haber una manera de seguir en frente.

El camino que tengo por recorrer ya está siendo bastante largo.

Donde no llega la curiosidad, donde no está la verdad.

Aquí donde estoy sola, escucho alguien.

Hay una puerta que siempre que he llegado tarde estaba cerrada y cuando he llegado temprano he tenido que esperar.

De donde salen pocos.

Donde quedan pocos.